Algunas formas de usar EducaBlogs

Compartir materiales, noticias y mucho más.

Cualquier cosa que publiques en tu blog será accesible al instante por los alumnos de la escuela y del hogar.
Es más, se pueden manejar fácilmente quién puede acceder a ese material a través de contraseñas y medidas de privacidad.

Facilitar discusiones en línea después de  sus prácticas.

Los estudiantes pueden responder a las entradas del blog los temas a través de comentarios por ejemplo de las solicitadas prácticas de estetica para alumnos, profesores y colaboradores docentes… y todo sea dicho para los principales que son: seguidores y estudiantes…

Comparte tu plan de trabajo con tus compañeros.

A todos nos gusta la planificación, ¿verdad?.
El uso de Edubcalogs puede convertir la planificación y la reflexión de las clases en una experiencia de colaboración genuina y productiva. Tambien con Juegos hinchables que nos ayudarán a entender como hacerlo.

 

Crear un sitio web completamente funcional.

Una de las mejores cosas de Edubcalogs es que es mucho más que unas herramientas de blogging. De hecho, puedes utilizar Educablogs para crear un sitio web completamente funcional que apenas se parece a un blog

Integrar videos, música, podcast y otros medios de comunicación.

Con sólo un par de clics, puedes  incrustar, presentaciones de diapositivas y mucho más en sus mensajes de Educablogs.

Publicar los trabajos de clase y prácticas en centros asociados.

los alumnos pueden publicar sus trabajos directamente en la red de blogs. De esta manera se sentirán mas motivados para superarse al poder leer los trabajos de otros alumnos

 ————————————————————-

Mención de honor al mejor curso educativo: Makeprojects 

Damos nuestra mas sincera enhorabuena a Cristian y David docentes de primer nivel y que siempre han apoyado y ayudado nuestro trabajo. En su blog de tecnología y proyectos podréis encontrar los últimos posts y cursos de este gran equipo.

Muchas Felicidades Maestros!!!

 

makeprojects

¿Qué es MakeProjets?

Es una idea llevada a cabo para dar una opción alternativa diferente al procedimiento de aprendizaje al que estamos habituados. Nuestra mayor filosofía se centra en trasmitir los conocimientos de una forma veloz y  con el mejor soporte audiovisual. Comprendemos que las ofertas formativas extensas en el tiempo, y con mucha documentación, acaban por producir en los alumnos frustración y abandono. Nuestros cursos no son perpetuos, tienen una data de comienzo y fin en la que los pupilos pueden acceder al contenido, comprendemos que de esta manera se crea más motivación y evita caer en la vagancia que en muchas ocasiones aparece en el momento de comenzar un curso.

Desarrollo de Proyectos

MakeProjects se dedica al desarrollo de proyectos interactivos. Trabajamos usando múltiples herramientas creativas como la impresión 3d, corte laser, RaspberryPi y Arduino, Processing, PureData, MaxMSP, sincronización de vídeos, etcétera

La mayor parte de nuestros proyectos se centran en el campo artístico y promocional. Tenemos una enorme experiencia en el apoyo a artistas, desarrollando instalaciones interactivas, entrenamiento, etcétera Montaje de grandes proyectos expositivos y promocionales.

Experimentación

La experimentación es nuestra pasión, siempre y cuando podemos probamos nuevas tecnologías, desarrollamos nuevas herramientas y también procuramos incorporarlas a nuestros proyectos.

¿Podemos ayudarte?

No vaciles en contactarnos si precisas desarrollar tu proyecto desde cero, precises capacitación para exactamente el mismo, o bien sencillamente desees contratar nuestros servicios para su ejecución ponte en contacto con nosotros y estaremos encantados de estudiar conjuntamente el desarrollo para llevarlo a cabo.

 

 

——————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————

Primer Premio

“Mejor Blog de Sanidad 2016″

Breve historia de las suturas en la Sanidad

Hasta su aplicación actual en las técnicas mas vanguardistas

El empleo de suturas se remonta a la antigüedad. Las agujas de hueso con ojos se idearon entre cincuenta y treinta.000 años a.C. Entre las primeras civilizaciones, la India es la más avanzada en el arte de la cirugía. Probablemente egipcios, babilonios y árabes adquiriesen una gran parte de sus conocimientos quirúrgicos tras tomar contacto con los primeros pueblos indios.
Un viejo texto llamado Compendio de Medicina General, escrito por el médico indio Súsruta (circa seiscientos a.C.) describe suturas efectuadas con lino, cáñamo, tiras de cuero, crin de caballo, ligamentos de animales y fibras de la corteza del árbol Ashmántaka. Ya en el año mil a.C. se usaban cabezas de hormigas de importante tamaño para cerrar incisiones. Con ulterioridad, las cabezas de hormigas se emplearon para realizar anastomosis del intestino delgado.
El papiro Edwin Smith, escrito alrededor del mil seiscientos a.C., consigna por vez primera el cierre con sutura de una laceración del hombro. Desde la antigüedad el hombre ha usado abundantes elementos para acercar los bordes de las heridas y ligar los vasos sangrantes. De esta forma es que en Egipto (Dinastía XVIII, mil quinientos cincuenta AC), conforme al Papiro de Edwin Smith, las heridas de la faz se trataban a través de afrontamiento de los bordes con material adhesivo (grasa, miel y carne fresca).
En el novecientos AC, empieza a emplearse el “Kitgut” para cierre de heridas abdominales, en Arabia. El palabra “Kit” hace referencia a las cuerdas de violín fabricadas desde intestino de vaca. Posiblemente de acá derive la palabra “Catgut”, como degeneración de lenguaje, si bien “catgut” es intestino de gato en inglés.
En la India de tiempos del Ayurveda, en casos de heridas intestinales se hacían coincidir los bordes de la lesión y se los hacían morder por grandes hormigas, para entonces partirles el cuerpo, quedando la cabeza como una moderna grapadora biológica. Para entonces, el conocido cirujano hindú Sushruta (seiscientos AC), usaba en sus cirugías todo tipo de materiales, que incluía Algodón, cuero, crin de caballo y ligamentos.
En la vieja India, los cirujanos tenían fama de gran habilidad en cirugía plástica; en el “Samhita Susruta”, (una colección de cirugía que se completó seiscientos años antes de Cristo) hay una mención de suturas hechas con ligamento de animales, de pelo de caballo, tiras de cuero, algodón, fibras de cortezas de árboles, etcétera Materiales que eran usados tanto para la confección de ropas para coser heridas.
Aurelius Cornelius Celsus (circa treinta d.C.) se cree que fue el primero en aseverar que la hemostasia podía conseguirse a través de ligaduras con suturas. Celsus asimismo describió lo que en el presente se conoce con el nombre de clip de Michel.
Galeno de Pérgamo comunicó casos de sutura de ligamentos seccionados en gladiadores (circa ciento cincuenta d.C.). Galeno es el creador de la primera referencia al catgut. De sus escritos puede deducirse que el catgut ya se empleaba desde hacía mucho. Además de esto, Galeno aconsejó el empleo de materiales más resistentes, como la seda.
A lo largo de siglos el término catgut se empleó para describir un material de sutura fabricado desde el intestino de animales herbívoros, generalmente ovejas. El término semeja derivar de los términos kitgut o bien kitstring, esto es, la cuerda usada en el “kit”, un viejo violín de 3 cuerdas. Probablemente la confusión derive de que en inglés el término “kit” asimismo significa un gato pequeño.
En la edad media (cuatrocientos setenta y seis A mil cuatrocientos cincuenta y tres) tiene como representantes quirúrgicos, en el Bizancio de la temporada Alejandrina (hasta seiscientos cuarenta y dos), Oribasio, Aecio de Amida, Pablo de Egina y Alejandro de Tralles, los que usaron suturas de seda. No obstante, la tradición quirúrgica más esencial de la Edad Media fue la conocida Escuela de Salerno (Siglo XII y XIII), uno de sus exponentes, Rogerio de Salerno, quien escribió su libro Práctica Chirurgica (mil ciento ochenta), afirma en ciertos de sus aportes “…Si la herida está localizada en la faz, en la nariz, en los labios o bien en otra parte noble del cuerpo, y debe ser cosida, primero tenemos que aproximar las 2 partes lo más de manera delicada que podamos; acostumbramos a coser exactamente la misma superficie de la piel, hasta donde puede resistir, con una aguja delgada y también hilo de seda…”. En la Edad Media Italiana asimismo resalta Hugo Borgognani, quien aconseja la colocación de Vino en las heridas. Un hijo suyo, Teodorico Borgognani, afirma en un fragmento de su libro Chirurgia (mil doscientos setenta y cinco): refiriéndose a las heridas intestinales asevera en el Libro III. Capítulo XIX: “…El intestino puede coserse con un hilo inmejorable y frágil, elaborado con los intestinos de los animales…” Por otra parte, en Flandes, Jehan Yperman (Fallecido en mil trescientos treinta), asevera en el Libro I, Capítulo V de su libro Chirurgia: “… Es recomendable encerar el hilo retorcido para no recortar la carne. Se puede emplear asimismo de seda roja o bien blanca…”
Un médico árabe llamado Rhazes de la ciudad de Bagdad (circa ochocientos cincuenta y dos d.C.) fue el primero en describir el empleo del catgut (cuerdas de harpa) para el cierre abdominal. Otro médico árabe, Avicena, fue el primero en emplear la sutura monofilamento. Avicena observó que en presencia de una infección esencial, la mayor parte de los materiales de sutura de la temporada se rompía con sencillez.
En el siglo XI, Abulkasim (año novecientos sesenta y tres d.C.), gran profesor de la escuela musulmana, describió el empleo de la sutura con las mandíbulas de hormigas; se les deja morder los bordes evertidos y aproximados del intestino, tras lo que son degolladas, con lo que dichos bordes quedan afrontados.
El cierre con hormigas fue entonces usado a los largo del S XVI, creando Guillemeau una imitación mecánica de sus mandíbulas. Este procedimiento es el que, probablemente, inspiró a Vidal de Cassis, a mediados del siglo XIX, a desarrollar los agrafes que se usan en nuestros días.
Con la pretensión de hallar un material más resistente, Avicena empleó pelo de cerdo, que representa el primer género de sutura monofilamento. Henri de Mondeville (mil doscientos sesenta-mil trescientos veinte) aconsejó la hemostasia completa de la herida y el empleo de agujas puntiagudas y limpias para prevenir la infección de la herida. Fue entre los primeros en demandar que se preste mayor atención a la anatomía.
A lo largo del principio de la declinación del islam la ciencia quirúrgica empezó a desarrollarse en el planeta occidental cristiano. Guy de Chauliac (mil trescientos- mil trescientos sesenta y siete) describió un punto invaginante para las suturas intestinales. Leonardo Bertapaglia de Padua (siglo XV) reconoció la superioridad de la técnica de la ligadura individual en frente de la ligadura masiva de los tejidos. A este autor se atribuye la primera descripción de la ligadura con sutura de un vaso sanguíneo.
En la temporada del Renacimiento (mil cuatrocientos cincuenta y tres-mil seiscientos), los Cirujanos son humillados por la Capacitad de Medicina, que los limita a sanar heridas, úlceras y abscesos.
Ambrose Paré (mil quinientos diecisiete-mil quinientos noventa) reintrodujo muchas de las prácticas usadas por cirujanos más viejos. Popularizó el empleo de ligaduras en vez de la cauterización indiscriminada para el control del sangrado y fue entre los primeros en aconsejar la obliteración de todo el espacio fallecido en una herida. Hieronymus
Fabricius de Aquapendente (mil quinientos treinta y siete-mil seiscientos diecinueve) introdujo el alambre de oro como material de sutura. Este autor descubrió que las suturas con alambre eran más flexibles y menos tajantes que las efectuadas con catgut.
A lo largo de muchos siglos entre los inconvenientes más persistentes fue la infección que siempre y en toda circunstancia acompañaba la sutura de las heridas. La mayor parte de los cirujanos ya había descuidado el empleo de catgut y empleaba material de sutura no reabsorbible para el cierre de las heridas. Se observó que un procedimiento posible para reducir la incidencia de infección de la herida era el empleo de suturas reabsorbibles para el cierre. En mil ochocientos cuarenta Luigi Porta probó que el catgut era un material de sutura resistente y de calidad superior. Desde entonces, se usó en forma extendida para el cierre de las heridas. Pese a que este material de sutura era reabsorbible, los inconvenientes derivados de la infección y la sepsis no desaparecieron. En mil ochocientos sesenta y siete, Joseph Lister ideó la ligadura con catgut aséptica. Después, trató el catgut con sales de cromo para diferir su disolución en los tejidos. Sin embargo, las heridas cerradas con catgut séptico proseguían infectándose. En la década de mil novecientos treinta por último se consiguió esterilizar el catgut. Probablemente la causa de muchas de las infecciones de heridas cerradas con catgut observadas hasta ese momento fuera la presencia de microorganismos formadores de esporas que resistieron el proceso de esterilización.
Con el advenimiento de la cultura positivista (mil ochocientos cuarenta y ocho- mil ochocientos setenta), la cirugía se transforma en ciencia, se acota un mismo lenguaje universal y se extiende a todos y cada uno de los órganos. En este periodo la seda, el algodón y el Catgut eran extensamente empleados en aplicaciones médicas, eminentemente como suturas quirúrgicas. Se debe a Lister la introducción del Catgut Carbólico y el Catgut Niquelado entre mil ochocientos sesenta y mil ochocientos sesenta y uno.
La imposibilidad de cerrar de forma satisfactoria las fístulas vesicovaginales con catgut o bien seda determinó que J. Marión Sims valorase otros materiales posibles. Este autor empleó alambre de plata y consiguió buenos resultados. Desde entonces, Sims usó alambre de plata para el cierre de todas y cada una de las heridas quirúrgicas.

hilos tensores cog

hilos tensores espiculados

Los adelantos que se pudieron lograr, se debieron al cumplimiento de 3 premisas imprescindibles en todo acto quirúrgico: la supresión del dolor, la aplicación de los hemostáticos y la creación de entornos asépticos. Esto último se lo debemos a Lister con el empleo del formol; probó que las heridas podían cicatrizar mejor si la infección se controlaba. Su terapia fue el empleo de pulverizaciones y lavados de la herida con formol carbónico, anterior limpieza de la misma; después, nebulizó la sala de operaciones y el instrumental. Fue quien volvió a introducir en cirugía los hilos provenientes de intestino de animal (catgut) esterilizados por formol. Es de esta manera de qué manera verdaderamente se fabrica por vez primera un material de sutura singularmente destinado para la cirugía.
Aún son válidos los principios quirúrgicos de William Halstead (Baltimore mil novecientos), quien aconsejaba el empleo de Seda en cierre interrumpido y una hemostasis pormenorizada y compleja. Asimismo promocionó las ven- tajas de la seda frente al Catgut, de forma que en escaso tiempo se transformó en el material de sutura más habitual empleado en cirugía.
La asiduidad de infección de las heridas cerradas con catgut acabó por persuadir a Theodor Kocher de desamparar el catgut y usar hilo de seda. Kocher observó una reducción muy pronunciada de la incidencia de infección de la herida en sus pacientes cosidos con hilo de seda. Impresionado por los resultados de Kocher, William Halsted empezó a coser con hilo de seda en mil ochocientos ochenta y dos. En mil novecientos trece, tras publicar múltiples artículos sobre la técnica quirúrgica, Halsted llegó a la conclusión de que la seda era el mejor material de sutura libre. Tras veinte años de discusiones, la mayor parte los cirujanos admitió la superioridad de la seda.
Es desde mil novecientos treinta cuando el desarrollo del material de sutura se hace conformemente con puntos de vista científicos, van brotando fibras sintéticas reabsorbibles dotadas de mejores cualidades. En mil novecientos treinta y nueve se crea un hilo de poliamida envuelto, la supramida, y se empiezan a fabricar hilos sintéticos de colágeno. A lo largo de la Primera Guerra Mundial se establecen los principios básicos del manejo de las heridas: Toda herida está potencialmente inficionada, debe intervenirse de manera temprana y debe evitarse la supuración a toda costa. En Alemania, en mil novecientos treinta y uno, se diseñan los primeros materiales sintéticos absorbibles; las Poliamidas en 1939; los Poliesteres en mil novecientos cincuenta y el Ácido Poliglicólico y Polipropileno en mil novecientos setenta. (HUANG, mil novecientos ochenta y cinco)
En el curso de las últimas décadas se reintrodujeron otros materiales de sutura, como algodón y lino. En mil novecientos treinta y cuatro, W. W. Babcock introdujo el alambre de una aleación de acero. A esto le prosiguió la adopción y el empleo extendidos de materiales de sutura sintéticos no reabsorbibles, como el nylon y el polipropileno. Los avances más recientes en el terreno de las suturas condujeron a la aceptación y el empleo extendidos de materiales sintéticos reabsorbibles para la ligadura de vasos sanguíneos y el cierre de la herida.
Tras la Segunda Guerra Mundial se acentúa la fabricación de fibras sintéticas y agujas atraumáticas por la parte de la industria.
Hoy día, merced a la investigación de siglos, tenemos una extensa gama de suturas que hacen de la cirugía una forma de tratamiento eficaz incluso en cirugía estética con los hilos tensores que según el material produciran una estimulación del colágeno que como hablamos retraerá la piel produciendo una mayor tensión.

Berta Gonçalves Pinto.

14/06/2016